¿Qué se entiende por GPRS?

¿Qué es la comunicación de datos GPRS?

La comunicación de datos a través de GPRS ha proporcionado muchas ventajas en los últimos años al sector del transporte. La mayoría de ordenadores de a bordo utilizan GPRS (Servicio Global Packet Radio Service). Mediante esta forma de comunicación de datos el back office puede intercambiar en tiempo real mensajes de texto con los conductores y seguir remotamente la flota de manera permanente.

GPRS: mayor eficiencia a menor costo

Gracias al GPRS los transportistas pueden comunicarse con sus conductores y vehículos en ruta a un costo relativamente bajo. La comunicación de datos GPRS está basada en la red GSM, pero permite enviar y recibir más datos que los teléfonos móviles o módem habituales. La red se utiliza eficazmente ya que los datos se envían fragmentados. Las empresas de transporte pagan por cantidad de datos transmitidos y no por mensaje, como SMS.

GPRS y el ordenador de a bordo

Un ordenador de a bordo con conexión GPRS permite al back office controlar a distancia las condiciones en camiones y remolques, como el nivel de combustible, la apertura de puertas o la temperatura. Con la información de posición y estado que recibe puede ajustar la planificación en tiempo real. Por parte del conductor los datos llegan como número de orden a través del ordenador de abordo. Los datos correspondiente se integran a continuación de forma automática en el sistema de gestión de transporte (TMS).

Gracias al GPRS los ordenadores de abordo actuales suelen ser capaces de transferir datos del tacógrafo digital automáticamente a la central.

Ventajas de la comunicación de datos GPRS en el sector del transporte

Con GPRS se envían datos que son importantes para la facturación, planificación, información a clientes y estilo de conducción en tiempo real desde el vehículo al back office. Los planificadores pueden, en su momento, reenviar nuevas ordenes o modificaciones en la planificación de manera rápida y eficiente a los conductores en carretera. Finalmente GPRS, en combinación con track & trace, permite a las empresas de transporte asegurar la flota contra robos y pérdidas por un coste bajo.